Los frutales entran en los invernaderos y adelantan a abril las cerezas

Los-frutales-entran-en-los-invernaderos-y-adelantan-a-abril-las-cerezasBaldo Cortón Murcia, 5 mar (EFE).- La cereza murciana será este año la primera en llegar al mercado europeo a principios de abril gracias a un proyecto del Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Alimentario (IMIDA), que ha introducido estos frutales en invernaderos para adelantar su maduración.
Los propietarios de este invernadero experimental, situado en la finca Toli de Jumilla, cultivan desde los 80 unas 30 hectáreas de cerezo al aire libre que les dan 200.000 kilos al año, y que hasta finales de abril o incluso mayo carecen de floración.
Junto a esta plantación al aire libre conviven 40 cerezos dentro de un invernadero experimental que hoy están en flor y en la primera semana de abril colgarán 10 kilos de cereza por árbol, que se cotizan en el mercado a más de 20 euros el kilo.
Esta noticia supondrá la “apertura de una ventana comercial” en el mercado internacional y, especialmente, en determinados clientes que son capaces de pagar los altos precios que alcanza este producto por el placer de consumir las primeras cerezas de calidad.
El ingeniero coordinador de este proyecto de investigación, Diego Frutos, ha dicho a Efe que ese hueco de mercado permite que si en el futuro los agricultores optan por esta producción tendrán una opción rentable para sustituir otros cultivos que ya no lo son, e incluso el aprovechamiento de invernaderos que han quedado en desuso, como ya se está planteando con el tomate en Mazarrón.
Este cultivo es además “social”: requiere mucha mano de obra para su recolección.
Con los primeros rayos de luz de la mañana se recoge la cereza y rápidamente se traslada a las cámaras frigoríficas para su posterior envasado, dedicado en gran parte a la exportación.
“Ser los primeros en los mercados puede servir para que la industria frutícola exportadora murciana, muy potente, consiga contratos con grandes cadenas comerciales”, según Frutos.
El IMIDA inició esta experiencia en un invernadero propio en sus instalaciones de La Alberca, en los alrededores de la ciudad de Murcia, sin necesidad de emplear calefacción debido al clima de la zona, si bien en Jumilla los inviernos son mas fríos e incluso el cultivo al aire libre precisa de torres antiheladas alimentadas por gasóleo que se encienden cuando los termómetros bajan de cero.
En la Finca Toli hay además 6.000 velas de parafina que se prenden a mano, y que han supuesto un desembolso de 42.000 euros para hacer frente a las heladas.
Los hermanos Agustín y Pedro Carrión, dueños de estos cerezos, no durmieron durante dos noches seguidas esta semana porque el termómetro les hizo saltar de la cama y dirigirse al campo a encender las velas para salvar las cerezas, dado que el seguro solo cubre a partir de un determinado tamaño del pistilo, y no antes.
“Si tuviera que abanicarlos lo haría”, confiesa Agustín respecto a los árboles que se encuentran dentro del invernadero, ya que los precios que se pagan son prohibitivos para el consumidor normal, de ahí que el especial mimo que se tiene para conseguir estos frutos se lleve al extremo en el envasado y se presenten en caja de bombones.
Pero hasta llegar aquí los científicos del IMIDA y de la Consejería de Agricultura han tenido que bregar con distintos injertos del árbol para resolver el problema de parte del suelo murciano, compacto y arcilloso.
Los debates entre agricultores y científicos determinaron que aún logrando una variedad más temprana que podría dar fruto a finales de marzo, su calidad no era la perfecta para un mercado muy exigente, por lo que era preferible perder algún día y superar los estándares.
La explotación familiar que desde los años 50 se dedicaba al cultivo de vid para vinificación vio en los años 80 cómo la familia Carrión optaba por el cerezo aún siendo criticado por sus vecinos, ya que era una difícil aventura en aquellas tierras. El cerezo tarda 4 años en ofrecer el fruto y 6 en dar rendimiento.

El experto del IMIDA viajará el próximo día 10 a Mazarrón para explicar a sus agricultores, en la ‘I Jornada Técnica sobre Alternativas al Cultivo del Tomate’, el futuro que se presenta con este descubrimiento, algo a lo que estarán atentos incluso empresarios que trasladaron, sin éxito, sus plantaciones a Marruecos. EFE bc/cc/ero